Reseña: Batalla por el Olimpo

Reseñas

Se ha desatado la guerra en el Olimpo. Algunos dioses luchan entre si mientras otros lo abandonan. Es tu oportunidad de hacerte con un trono en el nuevo concilio de dioses. Por desgracia, no eres el único con esta ambición. Otro aspirante luchará contra ti por un asiento en el Panteón. Además, a la contienda se han unido héroes y soldados para combatir en honor a los dioses. El devastador conflicto ha alcanzado las ciudades de Troya y Delfos, aunque la batalla decisiva tendrá lugar en el Monte Olimpo. ¿Serás capaz de derrotar a tu adversario y ganarte un sitio en la morada de los dioses? Bienvenidos a Batalla por el Olimpo.

Batalla por el Olimpo es un juego de cartas de confrontación directa. Diseñado por Matthias Crammer, autor de otros títulos como Watergate o Lancaster. Maldito Games se encarga de su distribución en español. El juego es bastante dependiente del idioma, ya que todas las cartas tienen texto, explicando sus habilidades. Permite partidas para 2 jugadores, con una edad mínima sugerida de 12 años y una duración estimada de partida de 30 minutos. Su precio de compra recomendado es de 18€.

Partida a Batalla por el Olimpo.

CONTENIDO

  • 99 Cartas
    – 60 héroes
    – 24 soldados
    – 12 equipo
    – 2 cartas de ayuda
    – 1 carta en blanco (para tu propia idea)
  • 1 Tablero de juego
  • 4 Marcadores
  • 1 Contador
  • 20 Fichas de Herida

MECÁNICAS

Batalla por el Olimpo es un juego de cartas confrontacional de corte clásico. Los jugadores se alternaran sus turnos, realizando hasta 3 acciones por turno y siempre en el mismo orden: Jugar cartas, atacar y robar nuevas cartas. Entremos en profundidad a hablar de cada una de ellas.

Jugaremos con una mano de cartas, compuesta de héroes, soldados y equipamiento. Estas tienen asignados cuatro palos diferenciados por color. Además, cuentan con valores de ataque y defensa, representados en la parte inferior de la carta mediante espadas y calaveras. Héroes y soldados pueden jugar como unidades y el equipamiento representan escudos, espadas y cascos que podremos equipar a los personajes para aumentar su ataque o defensa. Por último, todas las cartas pueden tener diferentes habilidades que se activan al jugarlas, al atacar o que se consideran efectos permanentes.

Para poder jugar cualquier carta deberemos de pagar su coste. Este coste viene representado en el lateral. Algunas son gratuitas pero la mayoría nos pedirán descartarnos de una o más cartas de diferente color para poder colocarlas en mesa. Como os imaginareis, a mayor coste de bajar una carta más poderoso será el impacto que puede tener el héroe con la contrapartida de tener que descartar varias cartas.

Anverso y reverso de las cartas

Cuando juguemos nuestras cartas lo haremos colocándolas junto a un tablero dividido en tres zonas con hasta seis huecos para las cartas de cada jugador. La zona de Troya con un hueco, Delfos con dos huecos y el Olimpo con tres huecos. La colocación cobrará especial relevancia a la hora de la segunda de las acciones, la de atacar.

Los personajes que hayamos jugado atacarán. En caso de que haya algún personaje enemigo, le haremos tantas heridas (colocándoles marcadores violetas) como puntos de ataque tenga nuestro héroe. En caso de infligirle más heridas que su resistencia, acabaremos con él. Aunque también puede darse el caso de que no haya ningún héroe delante de nuestro personaje. En ese caso, activaremos una bonificación dependiendo de la zona.

Si activamos la bonificación de Troya, robaremos una carta inmediatamente. En la zona de Delfos, podremos obtener uno de los cuatro marcadores de color. Estos tokens se pueden utilizar como si fueran cartas de un color concreto. Una vez usados, se devuelven al tablero. Y la última zona es la del Monte Olimpo, donde está el marcador de fama. Cada ataque que hagamos que active la bonificación de zona nos permitirá avanzar el marcador un puesto hacia nuestro lado (muy al estilo de 7 Wonders Duel). Cuando alcance la séptima posición, habremos ganado.

Para finalizar las acciones, la última de ellas es simplemente la de robar 2 cartas al acabar nuestro turno. El jugador inicial en su primer turno solo podrá realizar dos de estas tres acciones para paliar esa ventaja y con esto tendríamos lo más importante explicado en el apartado de mecánicas.

Como podéis ver, son reglas muy sencillas. Sin ir más lejos, el reglamento es prácticamente una hoja por delante y por detrás. Estamos ante un juego que se puede explicar muy rápidamente y que no tiene demasiada complejidad. Por suerte, las cartas incorporan las mencionadas habilidades, que son la verdadera chicha del juego.

Marcadores de color. Clave para bajar a mesa a nuestros héroes.

DIVERSIÓN Y REJUGABILIDAD

Una vez que has jugado unas cuantas partidas y has visto el funcionamiento de las habilidades es cuando este juego simple de explicar adquiere un componente táctico que le sienta genial. Por ejemplo, tenemos cartas con habilidades que las hacen inmunes al daño de un color concreto , como Atalanta (inmune al daño de cartas azules) o Ariadna (inmune al daño de cartas verdes). Jugarlas en el momento adecuado puede anular por completo a un héroe del rival si tiene ese color.

Hay habilidades que te permiten acelerar la obtención de cartas (Ajax o Telamón), otras que te permiten mover a los personajes y manipular el campo de batalla, cartas que al atacar activan bonificaciones de área de manera directa,… Hay combinaciones a punta pala. Para mi, el juego se vuelve más y más disfrutable a medida que le echas partidas y vas conociendo las cartas del mazo.

Un mazo del cual se descartan 20 cartas antes de empezar la partida, por lo que no siempre sabrás que cartas están incluidas. Un buen método no solo para aumentar la rejugabilidad sino para no alargar en demasía las partidas. Una vez que se acaba el mazo, la partida se termina y aquel que tenga el marcador más cerca de su lado habrá ganado. No es una situación que se de mucho, pero es una buena manera de no alargar la duración de las partidas.

Por supuesto, como buen juego de cartas que se precie existe ese factor que todos conocemos de sobra: el azar. Robar una buena mano con algún personaje poderosísimo como Héctor o Hércules te da una ventaja impagable. Y viceversa. Que en tu partida solo robes cartas que no te ayuden a afianzarte en la mesa y sepas desde el principio que tienes todas las papeletas para perder.

De todos modos si bien es algo negativo no es grave ni afecta seriamente al juego. Es un factor que se asume que unas veces te da y otras te quita. Si no es algo que te moleste en este tipo de juegos es totalmente disfrutable. Además, como las partidas son cortas, lo normal es siempre pedir la revancha para desquitarse.

Como último punto negativo destaco la estrategia. Si bien las habilidades nos dan mucho juego a la hora de pensar seriamente que descartar y que bajar en mesa, la parte estratégica creo que tiende mucho a repetir siempre el mismo patrón. El patrón de intentar controlar las zonas de Delfos y Troya para empezar a generar una ventaja de robo de cartas y tokens para luego acabar rematando colocando héroes en el Olimpo para cerrar la partida. Quizá un poco más de desarrollo en este sentido le hubiera sentado bien.

La rejugabilidad del título me parece bastante alta. Como dije antes, hay una gran cantidad de combos y sinergias que ir descubriendo con cada partida. Es difícil que no apetezca jugarlo cada tanto para arrancar o para cerrar una jornada lúdica.

Zona del Olimpo. Aquí se decide la victoria.

ASPECTO Y COMPONENTES

En el apartado visual tenemos una ambientación centrada en la mitología griega. Una elección que le sienta de maravilla y que le da un plus adicional a la hora sumergirnos en el juego. Está claro que a fin de cuentas son solo cartas con valores y habilidades pero la temática ayuda a disimularlo y está muy bien implementada. Tanto por las cartas como por el propio tablero.

Esta temática esta representada con unas ilustraciones que para mi gusto son correctas. Como siempre, para gustos colores. A mi no me llaman demasiado la atención pero la temática escogida compensa esta carencia. Y si bien es cierto que algunos héroes destacan más que otros en general hay un estilo que se mantiene entre cartas, la caja y el tablero.

De estos tres componentes, me quedo sin lugar a dudas con el tablero, que me encanta. La representación de Troya, Delfos y el Olimpo es canela en rama. Por último, la calidad de los componentes me parece aceptable. Quizá el grosor de las cartas sea un poco más justo de lo normal pero como siempre recomiendo enfundar no es algo grave.

El temible Ajax está preparado para repartir amor.

CONCLUSIONES

Batalla por el Olimpo me parece una compra recomendada si las partidas a dos son algo habitual y si los juegos de cartas de confrontación directa ligeros os gustan. Cuenta con reglas muy rápidas de explicar y aprender pero con cierto componente táctico que le sienta de maravilla. La relación calidad precio del producto es inmejorable, especialmente teniendo en cuenta que es bastante rejugable teniendo en cuenta que tipo de juego es. Como contras, me parece que es un juego que invita a repetir la misma estrategia en cada partida y que el componente azar influye de manera notable en su desarrollo. Por suerte, son partidas cortas y siempre se puede pedir una revancha.

Reseña: Batalla por el Olimpo

7.2

Mecánicas

7.1/10

Aspecto / Componentes

6.6/10

Diversión

7.4/10

Rejugabilidad

7.8/10

A favor

  • Rápido y sencillo de explicar pero con una gran cantidad de combos y sinergias que descubrir. Tiene una rejugabilidad bastante alta dentro del nicho de juegos de cartas ligeros.
  • La temática de mitologia griega le sienta de maravilla.

En contra

  • Alta influencia del azar a la hora de robar cartas. Un factor común en este tipo de juegos y que se compensa por la corta duración de las partidas.
  • Le hubiera venido bien un poco más de desarrollo en las mecánicas. Creo que hay una estrategia que sobresale entre el resto y que algún punto más de complejidad en sus mecánicas hubiera potenciado el factor diversión a la hora de hacer los combos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.